miércoles, 3 de octubre de 2018

EN NO SE SABE DÓNDE

Encima
del sudor de unas piedras
y de unos pies acostumbrados.
Debajo
de las hojas de un árbol
que teme a las personas.
Delante
de la despedida
sin valentía y del destino inevitable.
Detrás
de una puerta azul
que no conozco todavia.

Así estoy yo.
En el centro justo
de la locura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario